Me regaló una flor

Así, de la nada.

La puso entre el pan y los huevos y la leche

recién llegados del mercado.

Chiquita huérfana la flor.

Caída del jarrón del mundo.

Separada por rota

o por triste.

La paria del ramo.

Me la dio con tanto amor

que creí leerle un mensaje oculto

entre los pétalos.

Algo así como:

«No te caigas

No te mueras

No nos vayas»

Y me quedé.

<AdrianA rAÍCEs

Anuncio publicitario