Llegó aplanada en mano de uva

Tenía bestias en los mapas

y encargaba camellos en el mercado

que pasaban por el ojo de una aguja

Gritaba con los dedos al viento:

“¡Belleza, belleza!”

mientras engullía piedras

una tras otra.

/adriana raíces/

Anuncios