Vas a pulverizarme los ojos

Vas a pulverizarme los ojos
con tu mirada
Vas a llenarme de arena los zapatos
Vas a venir con flores
Soy tu muñeca
Pondré las tazas del té
y la saliva.
No diré ni una palabra
que no sea vos
(El deseo
golpea a la puerta
con su pañuelito de sol)

Después,
el seco mundo
nos llena el cuaderno de deberes.
Pero ya es tarde.
Lo hemos vencido otra vez.

)Adriana Raíces(

Anuncio publicitario